¡Córranse ahí… caballeros!


p16“La guagua es una calamidad necesaria. Montar en ella es una escuela nacional de sobresaltos. No se sabe si viene. Si viene, no se sabe si para. Si para, no se sabe si cabe. Si cabe, uno no sabe si podrá llegar. Así hemos creado una generación de supervivientes. Acostumbrados lo mismo a jugarnos la vida, que a quedarnos rabiando porque la guagua sigue de largo y nos deja con el brazo en alto”.

Aunque el texto citado lo publicó Eladio Secades hace bastante tiempo en la sección Estampas, de la revista Bohemia, sirve para ilustrar la realidad actual del transporte urbano en Bayamo y Manzanillo.
Algunas de las personas entrevistadas para hacer este trabajo calificaron de Odisea, desesperante espera, sesión de estrés,  la estancia en las paradas de ómnibus de las dos ciudades mencionadas, con el fin de abordar un vehículo que las trasladen adonde se dirigen.
La Demajagua intercambió con directivos y trabajadores de las bases de ómnibus en dichos municipios, las cuales, en aras de dar respuesta a la movilidad de más de 362 mil habitantes, prestan servicios urbano, suburbano, intermunicipal, rural y flete.
Al recorrerlas se ven, en una y otra, 10, 15, quizás 20 guaguas, algunas sin corazón ni ojos, cuerpos maltrechos, muestra de estar paralizadas de manera definitiva o parcial.
EN LA CIUDAD MONUMENTO
“De los servicios, el urbano es el más criticado por la población, y motivos para hacerlo tiene, dice Alejandro Olivé Cintra, administrador de la Base de Ómnibus en la capital granmense, cuyo parque total es de 39 vehículos, pero de estos operan, como promedio, una decena, cifra insuficiente para  satisfacer la demanda de la población.
“En estos momentos -expone Olivé- contamos solo con cuatro carros para el servicio urbano, uno de estos en espera de sustituirle el motor. Otros cinco están paralizados a más largo plazo. Cada uno debe dar cinco viajes en la mañana y cinco en la tarde”.
TRABAS POR ENGRASAR
Al llegar a la base bayamesa saltó a nuestra vista la estampa de Emérito Virella Figueredo.  Lo creímos mecánico, por el overol todo engrasado, pero resultó ser chofer desde hace 20 años de una guagua de flete.
-¿Cuánto cobra mensualmente?
-El sistema de pago es a destajo. O sea, si ingresamos, cobramos. El mes pasado no cobré, porque el carro estaba roto.
-¿Entonces no trabajó?
-Sí, trabajé la mecánica, luchando para sacar el carro. Pero eso no nos lo reportan.
-¿En otras ocasiones se ha quedado sin cobrar?
-Ahora llevo dos meses.
Los mecánicos también se ven afectados, pues reciben una estimulación en dependencia del sobrecumplimiento de los choferes. El sistema de pago está acogido al rendimiento de la base, por eso los carros rotos son sinónimo de pérdidas.
PENAS Y GLORIAS
DSC_2743Mario Viltres Blanco, mecánico A con más de 20 años en la base, expone: “Zapatos no recibimos hace un año. La planta de fregado y engrase no funciona”.
Ángel Mauris Rodríguez, chofer y secretario general del núcleo del Partido en la base, comenta sobre la falta de gestión de  aseguramientos.
“La cuenta está centralizada . Eso nos cierra el dominó.
El jefe de subadministración no  puede hacer una gestión, porque para pagar depende de la empresa. Hay mucho tranque en el sistema”.
Los trabajadores de la unidad empresarial de base (UEB) Bayamo destacaron la calidad del almuerzo y lo accesible del precio.
TRAS LA INNOVACIÓN
El parque automotor de la UEB marcha gracias a inventivas de los mecánicos.
“Aquí casi todo se arregla con lo que uno es capaz de buscar; los choferes tienen interés en solucionar las roturas y salen por ahí a conseguir lo necesario. Adaptar piezas a estos ómnibus no es fácil, pero se les hacen sus cositas y caminan”, expone Mario Viltres, refiriéndose al papel decisivo que allí tiene la Asociación de innovadores y racionalizadores (Anir).
Precisa Mario que aunque existe una comisión para evaluar el impacto económico de lo hecho por los innovadores, esta no funciona y los trabajos hace años no se los pagan.
EN LA CIUDAD DEL GOLFO DE GUACANAYABO
El panorama del transporte urbano en Manzanillo no es diferente al de la capital provincial.
Horacio Figueredo Caballero, administrador de la Base de Ómnibus de la ciudad del Golfo de Guacanayabo, explica que esta posee un parque de 32 carros -de las mismas marcas mencionadas, y en similar estado- de los cuales trabajan, como promedio, 12, 14 y de manera excepcional algunos más; seis se encuentran paralizados a largo plazo, por motor, y tres están propuestos, hace más de un año, para  darles baja.
Con los 23 realmente disponibles trata de cubrir 22 rutas: urbanas, suburbanas, rurales e intermunicipales.
MOVIMIENTO EN MOVIMIENTO
Luis Lorenzo Acosta, chofer de un FIAT-Iveco, bautizado como Palmiche -en alusión al caballo de Elpidio Valdés- y secretario general de la sección sindical de plataforma, insiste en el desempeño de los innovadores y ejemplifica con su vehículo, al que hace más de un año le adaptaron espirales de casillas ferroviarias en los sistemas de suspensión, gracias a estas no se paralizó.
El autor principal de esa y otras muchas innovaciones allí es Eduardo Mariño Solís. Para él, buscar solución a los problemas en apariencia insolubles, es parte de su rutina.
Lo acompañan en ese propósito Diuban Rivera Hernández, que en un añoso torno “hace maravillas”, aseguran sus compañeros; Rodolfo Rodríguez Lora, Pupi, a quien 43 años de experiencia lo convirtieron en especialista en vestir, con las correspondientes pieles, zapatas de frenos de todo tipo; Jorge Arias García es el alma del laboratorio de bombas de inyección, más que los vetustos equipos.
“Aquí vivimos inventando, para que las guaguas puedan caminar”, resume Pupi.
EL ENEMIGO ACOSTADO
A los transportistas manzanilleros les entregaron un camión remotorizado, al cual deben colocarle el coche, o sea, la caseta con los asientos para los pasajeros. Ellos consideran que era preferible la asignación del motor de dicho vehículo para colocárselo a alguna de las guaguas a las cuales les falta.
Exponen que a la antigüedad y sobrexplotación de los ómnibus, más la falta de piezas y accesorios para repararlos, se añaden indisciplinas de los viajeros, en particular en ocasiones festivas, “cuando los maleantes andan en grupos y los choferes solos”, acota Horacio Figueredo.
Súmesele, remarca, el enemigo acostado que constituyen las “costuras” en las calles, que acaban con los bujes y suspensiones de las sobrecargadas guaguas.
PERSISTENCIA
El pasado año Granma no satisfizo su plan general de transportación de pasajeros ni el  del servicio urbano en particular; en este último era de 12 millones 295 mil 800, materializado solo al 87,5 por ciento.
En el informe balance de su gestión en 2012, la Empresa provincial de Transporte señala que el incumplimiento “en la transportación de pasajeros por ómnibus públicos obedece al bajo coeficiente de disponibilidad técnica en el servicio interurbano y urbano (…) y la carencia de partes y piezas de repuesto para el restablecimiento del parque”.
En cuanto al servicio urbano, precisa que solo trabajan de manera estable 10 Yutong, el resto lo hace intermitentemente, y en el caso de los Daewoo no se han recibido las piezas necesarias para su DSC_2784restablecimiento.
PERSPECTIVAS PARA VIAJEROS
De lo anterior se colige que el transporte urbano continúa con cancaneo, fallo de bujías y neumáticos bajos de aire.
En los mecánicos, choferes, nuevos directivos del sector de Transporte -en el caso de la cabecera provincial-, descansa el enorme encargo de mejorar en alguna medida el  servicio local, como se ha visto en los últimos días, hasta tanto entren motores, piezas, accesorios e incluso guaguas, que todo indica continuarán dando mucho de qué hablar, dictando la manera en que tendremos que movernos, al decir de Secades, no con la prisa que llevemos nosotros, si no con la que tenga el guagüero.

(Por Orlando Fombellida Claro y Anaisis Hidalgo Rodríguez)
Fotos Rafael Martínez Arias y tomada de internet

Anuncios

Acerca de Anaisis Hidalgo Rodríguez

Soy una persona sincera, amante de la literatura, la fotografía, el periodismo, las mariposas y las pequeñas cosas de la vida. Quizás no tenga todas las respuestas, pero puedo escucharte y buscarlas junto a ti.
Esta entrada fue publicada en Crítica y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s