Amaury Palacio Puebla: un rescatista del tiempo


Por Anaisis Hidalgo Rodríguez
Foto Luis Carlos Palacios Leyva
_DSC9791Muchos hombres andan por el mundo como una simple peregrinación de números, vagando sin dejar huellas, una marca siquiera de su estimable existencia. Pocos se salvan del silencio y se escurren con ingenio del mutismo de la inmensidad, logrando hacer historia. Amaury de Jesús Palacio Puebla, artista manzanillero devenido bayamés, es uno de los pocos en lograrlo.

Salir de ese común anonimato no es fácil, sobre todo para quien se alista en el oficio de pintor y hace sempiterna en sus obras la técnica del retrato, género desfazado por muchos que solo hablan de las limitaciones creativas del artista al mantener el parecido con el sujeto natural.
Amaury, empero, ha encontrado en once años adentrado en el género, formas sui géneris de comunicación que no vedan las puertas a la creatividad. Así lo testimonian dentro de la Colección de retratos de patriotas bayameses del siglo XIX, el realizado a Carlos Manuel de Céspedes y que le obligaran a estudiar la vestimenta de la época para ofrecer a Cuba el único retrato del Patricio bayamés en traje de campaña, sin tener siquiera referente de alguna fotografía, aspecto en el cual radica la parte subjetiva de la gallarda pieza.
Su paleta ha eternizado en óleo/ lienzo la sapiencia de figuras históricas como Francisco Vicente Aguilera, Perucho Figueredo, Esteban Tamayo, Francisco Maceo Osorio y el rostro afable de Oswaldo Guayasamín.
En Palacio Puebla se distingue la idea del discurso coherente, profundo, que busca el convencimiento del espectador y la pieza en sí misma.
Contradictorio a su juventud, este mozo apuesta por la obra hecha como los tradicionales, pero no con una visión gratuita del hecho artístico. En él se distingue la indagación personal, el estudio consciente de los grandes maestros del pasado, la preocupación por la buena factura y el interés por los aspectos técnicos de la pintura, enriquecido además mediante intercambios con homólogos del territorio.
No es un secreto que Palacio Puebla, apuesta por lo tradicional en este amañado oficio, por eso, no puede despegarse en su serie de retratos The artist’ Grandmother, Retrato del mestizo y El chino, de la simpatía por las escuelas barroca y rusa que en el pasado sentaron cátedra, legitimando formas y métodos de ese quehacer, sin dejar de comunicar un profundo mensaje psicológico.
_DSC9785El pintor pretende construir visualmente el retrato a partir de esas tradiciones heredadas, pero en una versión más artística.
Las maneras de aplicar los tonos, los contrastes, luces y sombras, la atmósfera cromática…y el producto en sí, transmiten un profundo humanismo al punto de sensibilizar y conmover al espectador con el rostro afable y longevo de la abuela, la pose pausada de su tío, que sentado desde el viejo sillón contempla con añoranza en la mirada el panorama que probablemente recorría.
Con la representación de sus familiares el artista efectúa una introspección a sus orígenes y ancestros, imprimiéndole un carácter intimista a su obra.
El retrato se convierte en una herramienta para indagar no solo en sus antepasados, pues existen elementos que reflejan el contexto de una época y su idiosincrasia, de hecho, las piezas dejan de ser meras representaciones familiares, para hurgar en aspectos sociales y étnicos de Cuba, muy bien logrados en la serie Recuerdos en Sepia y dentro de ella, Retrato de 1935 y Retrato de 1918, cuyo contenido y forma hablan del matiz tautológico de su obra.
En este sentido, elementos como la tonalidad, el claroscuro, son trabajados con tal profesionalismo, que el óleo/ lienzo simula muy bien una fotografía al ubicarse el espectador a cierta distancia. Solo el acercamiento a los detalles pone al descubierto la mesura de las pinceladas que en sutil juego óptico enamoran nuestra retina.
Retratos de 1935 y 1918 se adentran en una época de Cuba en que lo tradicional cultural transitaba por el fino acabado de los asientos de mimbre; la elegancia consistía, en los hombres, en llevar traje completo, el distintivo sombrero y zapato de dos tonos, preferentemente blanco y negro; los hogares despuntaban por el alto de sus construcciones y el colorido de las losas coloniales; en los patios tradicionales del oriente cubano, no faltaba el tres o la guitarra que al vaivén del cocotero regalaban las tonadas de un son montuno. A esto adicionémosle la genialidad conque el autor combina las tonalidades de la paleta logrando el tono sepia con insuperable éxito.
El empeño del septuagenario Leo Brouwer; la tradicional y respetuosa despedida tras cada concierto de Frank Fernández, establecida figura de la interpretación pianística en Cuba y el mundo; la escudriñadora mirada de Oswaldo Guayasamín; el carácter de Wilfredo Lam y la ternura natural de su esposa Sillette, son eternizados por los dones del artista.
En estos tiempos en que el lenguaje artístico se ve permeado por el predominio de las variantes experimentales y la supremacía del concepto sobre la imagen, Palacio Puebla despunta por una forma peculiar de trascender: comunicando a través de sus propuestas visuales un discurso coherente e inteligente que hace de este artista, en su género y en Granma, el único rescatista del tiempo cronológico, histórico, cultural, real, familiar…vivido, capaz de convertir la pintura en una gran lección de historia.

Anuncios

Acerca de Anaisis Hidalgo Rodríguez

Soy una persona sincera, amante de la literatura, la fotografía, el periodismo, las mariposas y las pequeñas cosas de la vida. Quizás no tenga todas las respuestas, pero puedo escucharte y buscarlas junto a ti.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s