“No soy amigo de la foto posada” (+fotos y video)


Un gesto, una impresión, un hecho o un momento fugaz se transforma en sentimiento y lenguaje a través de su cámara. La naturalidad de sus imágenes comunica y conmueve a quien contempla el trabajo de uno de los fotógrafos granmenses  más consagrados a Bayamo: Luis Carlos Palacios Leyva.

Aunque ejerció primero otras profesiones, como la de piloto de aviación agrícola, y su vida no siempre estuvo ligada a la fotografía, pareciera que ambos estuviesen  destinados a encontrarse.

Quizás así lo vaticinó su madre cuando le regaló de joven una cámara Esmena. De esa etapa, no olvida la primera vez que disparó el obturador y reveló el rollo, todo en blanco, y en un solo fotograma las 36 fotos que había tirado. Aquello, como es de suponer, no se distinguía qué era.

Pasado el tiempo, perdió el miedo a disparar y a errar. Todo empezó cuando integró el grupo de arqueología, que lo iniciara en la fotografía  analógica.

Luego estuvo como aficionado tomando imágenes en el estadio, colaboró con la revista deportiva LPV (Listos para vencer) hasta que alcanzó una plaza de  fotógrafo en el Inder.

Haberse desempeñado como camarógrafo en una corresponsalía de televisión aguzó su visión como fotógrafo, cualidad que consolidó al incursionar en el año 1986, como fotoreportero del periódico provincial La Demajagua, de la provincia de Granma.

Como todo buen fotógrafo aprendió a sacarle partido a los sucesos  casuales y repentinos, a improvisar y a arriesgarse para tomar buenas imágenes, y sobre todo, a tener seguridad.

“Siempre he dicho que el fotoreportero de un periódico debe ser seguro. Tú no podías  tirar en un desfile del Primero de Mayo y decirle al director que las fotos no salieron, porque no puedes organizar el desfile nuevamente para rehacer la foto.

“Hoy las nuevas tecnologías te permiten corregir lo que haces. En aquella época no había tiempo para rectificar.”

En él la idea para fotografiar generalmente no parte de un estudio previo, sino de lo natural y espontáneo.

“No soy amigo de la foto posada, me gusta mucho la instantánea. Soy enemigo de posar fotografías.

“Un día tienes que tirar fotos a un grupo y tienes que acomodarlo, pero soy alérgico a tirar fotos posadas. Si tengo que tirar una foto en un campo de caña, tiro fotos al hombre hasta que yo crea que tengo la que es.”

Palacios no ha saciado el hambre de fotografiar esta urbe que lo vio nacer en el antiguo barrio Laguna Blanca, de ello dan fe más de medio millón de imágenes atesoradas.

No ha cesado de “pintarla” con ojos complacientes, tampoco con mirada crítica, especialmente cuando se destruye y afea su imagen. Esta es su manera de tomar partido desde la instantánea.

Entre los lauros que ha recibido perfilan: Medalla Raúl Gómez García y Félix Elmuza; Premio anual de fotografía David Chacón 2003, Premios anuales y provinciales de la prensa gráfica, cinco premios  en el Concurso provincial de periodismo de opinión Dania Casalí; Premio concurso “Mujer de mi Ciudad” tercer lugar en 2014 y primer premio en 2016.

Más recientemente el Premio Bayamo, que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en Granma, a entidades y personas que aportan al desarrollo social y cultural de la ciudad.

“Este es el premio más importante que he recibido en mi vida, porque soy bayamés y es un orgullo que tu pueblo reconozca lo que has hecho por él, por la cultura de Bayamo. Es el premio de mi pueblo. Con eso es suficiente.”

Como deudor de su ciudad y eterno enamorado de esta sigue ideando proyectos para engalanarla en su aniversario 504 de fundada. En aras de ello, trabaja en el montaje de una expo en la Casa del queso, sobre personalidades internacionales, nacionales y de la provincia; y exhibirá otras en La victoria, el salón de  limpiabotas, El capitolio, la súper hamburguesera y La Sevillana.

Palacios ha participado en 10 expo personales y en más de 20 colectivas  en la asociación de fotógrafos, casa de la trova, de la cultura y el cine Céspedes.

Su inserción en las redes sociales Facebook y Flickr desde 2009 en la cual cuenta con más de cinco mil seguidores y ha publicado unas 45 mil fotos, mayormente de la Ciudad Monumento Nacional, le ha permitido hacer amistades de varias nacionalidades que agradecen, cuando les entra el gorrión, una imagen de la calle que corretearon de chicos, el parque donde conquistaron su primera  novia o la casa que los vio nacer.

“A muchas no las conozco, pero al identificarme, dicen: ‘Mijo déjame darte un abrazo, un beso, eso que tú haces por nosotros, de fotografiar, las calles de Bayamo, las actividades culturales, no tiene precio.

“Hubo quien me dijo, óigame compadre durante los carnavales nosotros allá fuera del país nos reunimos siete u ocho en la casa de cualquiera, empezamos a ver tus fotos y a darnos unos tragos viendo las imágenes de a gente en el termo y nos parece que estamos acá.”

El fotógrafo, opina Palacios, siempre tiene que andar con la cámara en el pecho, “porque el día que pase algo trascendental y usted no la traiga, usted lo va a estar sintiendo toda la vida. Por eso mayormente traigo la cámara en la mano y cuando me piden determinada imagen, la tengo. Siempre  me he ocupado de eso, de tirarle incluso a lo que parece insignificante.

“A veces, se me ha dado poco el caso, no traigo la cámara, veo algo interesante y me digo, ¡Ay mi madre, se me fue la foto del día!”

La experiencia adquirida en estos años le permite al menos un consejo a quienes se inician en esta profesión: “Uno ya ha preconcebido el plano cuando va a tirar, pero nunca debe irse con la de trapo y tirar desde varios ángulos, para escoger el mejor, el que más información aporte.”

Tampoco puede faltar alguna anécdota tras el hecho de lograr una fotografía: “Cuando Fidel inaugura el programa de computación en escuelas primarias, en el municipio de Pilón, no dejaron entrar a nadie, cosas de esas que tú no entiendes. El caso es que yo me las ingenié y tiré la foto a Fidel hablando con una pionera.

“Después, cuando el de la seguridad me vio, me dijo: ¡Oye, por dónde tú entraste? Y le respondí. Tu problema era que yo no entrara; el mío era tirar la foto.”

Anuncios

Acerca de Anaisis Hidalgo Rodríguez

Soy una persona sincera, amante de la literatura, la fotografía, el periodismo, las mariposas y las pequeñas cosas de la vida. Quizás no tenga todas las respuestas, pero puedo escucharte y buscarlas junto a ti.
Esta entrada fue publicada en Entrevistas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Mira Joven (Cuba)

Verdades sin nerviosismo

El nuevo idioma

Acogedor de nuevas experiencias. Basta sin intuiciones experimentar el mundo.

Nadie Nos Entiende

La amistad, el amor y las consecuencias que uno vive al mezclar ambas palabras.

Nuestra Media Luna

Un espacio para conocer por dentro a Media Luna

YO existo El arte No

Un sitio WordPress.com de primera

Pollock of Light

Twitter: @lluisbusse

Adjetivo

Smile! You’re at the best WordPress.com site ever

Wonderful Cinema

Short reviews on high quality films. No spoilers.

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Estampas de México.

“Un fotógrafo tiene que ser auténtico y en su obra, debe expresar emociones, provocar reacciones y despertar pasiones.” ~ Javier García-Moreno E.

el blog de la Andrea

Living in a kingdom by the sea

A. Morales fotografía

todo lo que siempre quisiste saber…

En busca de la fotografía perfecta

Espacio dedicado a la fotografía

Vertientes, Camagüey...

el otro rincón querido de Benny Moré

La mariposa cubana

un capullo de cubanía y de fidelidad

A %d blogueros les gusta esto: