Fans extremos


SUEÑOS CONVERTIDOS EN REALIDAD TRAS LA GLOBALIZACIÓN ¡Y A QUÉ PRECIOS!

Por Anaisis Hidalgo Rodríguez
Fotos tomada de internet

Cuando unaDakota Rose bebé llega a la familia, las madres empiezan a recorrer las tiendas en busca del primer juguete que regalarán, preferentemente una muñeca Barbie, que se convierte en el predilecto de la estantería.
Dichas muñecas llegan a ser una obsesión para muchas niñas que sueñan con llegar a ser una auténtica Barbie, aunque el esfuerzo para conseguirlo las lleve a numerosas locuras.
Este es el caso de Dakota Rose, quien ha hecho de todo por convertirse en una de las réplicas de Barbie. La joven, conocida por sus miles de fans en Internet como Kota Koti, es el nuevo ‘boom’ de las redes sociales.
Sus largas pestañas, grandes ojos azules, cuerpo delgado y frágil y labios carnosos le han valido la similitud con la muñeca.
LA BARBIE HUMANA
Valeria, la barbie humanaValeria Lukyanova también está obsesionada con la famosa muñeca lo cual la ha llevado a un sinnúmero de cirugías plásticas, que para ella, son solo cambios que se hace cualquier persona en el mundo.
Lukyanova declaró su intención de convertirse en “bretariana”, es decir, prescindir de todo alimento sólido, práctica peligrosa para la salud.
ANIMES DE CARNE Y HUESO.
La estética anime es muy conocida, sin embargo, pocas veces una persona consigue parecerse tanto a un personaje de dibujos animados japonés como lo hace Anastasiya Shpagina.
Esta ucraniana echó por tierra sus rasgos naturales con tal de parecerse a uno de estos personajes anime, caracterizado por ojos y pestañas gigantes, pelo de color brillante, boca pequeña, talle finísimo y una postura coqueta y pensativa.
Para lograrlo bajó 40 kilogramos, utiliza lentes de contacto y casi una hora de maquillaje en cada ojo.
1380160_518715781550269_865126778_nFukkacumi, como se ha hecho llamar, mide 1,57 metros, pesa 38 kilogramos y está considerando la cirugía para hacer que sus ojos parezcan más al personaje anime que idolatra.
Su página de fans en Facebook tiene 63 mil 709 me gusta, y su video tutorial “hada de las flores”, tiene más de medio millón de visitas en YouTube.
La moda de convertirse en una muñeca viviente crece entre las jóvenes. Después de la popular Dakota Rose y la ucraniana Anastasiya Shpagina, la última en sumarse a esta tendencia es la londinense Venus Palermo, quien ha decidido vivir como una muñeca las 24 horas del día.
¿El truco de su imagen? Maquillaje blanco y polvos compactos para crear un tono de piel de porcelana, y, en los ojos, lentes de contacto de colores y pestañas falsas. La ropa, de color pastel.
Palermo vive en un pequeño barrio al suroeste de Londres, y es más conocida en la red como Venus Angelic.
Al parecer, su estética gusta a muchas jóvenes, pues su canal de Yotubue ha recibido ya más de 30 millones de visitas. Además, en las últimas semanas se ha consolidado como un fenómeno mundial al conceder entrevistas a varios canales de televisión.
Venus PalermoLa nueva anime, ha confesado en las redes: ” Siempre voy a actuar y vestirme como una muñeca, no importa la edad que tenga. Es lo que soy. No voy a cambiar por nadie”.
En Internet cuenta con 85 tutoriales que se han visto 10 millones de veces, según relata el sitio digital The sun. Venus, ya usaba maquillaje desde los seis años, algo que no parece preocuparle a su madre: “No estoy preocupada por ella. Estaría peor si llegara a casa embarazada o borracha. Venus es una chica guapa a la que le gusta estar linda”, afirma Margaret.
BARBIE YA TIENE A SU KEN EN LA VIDA REAL
ken

 

El joven neoyorquino Justin Jedlica, de 32 años, se ha operado 90 veces para parecerse a Ken, el novio de Barbie.
Según el sitio m24digital.com, su obsesión por conseguir el ideal de belleza masculino le ha llevado a gastarse más de 100 mil 000 dólares en cirugía estética y no piensa dejar de operarse para seguir mejorando su apariencia.
El ‘Ken humano’ se ha operado en los últimos diez años las nalgas, el pecho, el abdomen, los bíceps y tríceps, además de los labios y la nariz. Él mismo reconoce que la silicona le puede pasar factura pero confiesa que se trata de “un precio bajo a pagar a cambio de un cuerpo perfecto”.
VALORACIONES
La página de facebook ¿Cómo está transformando la globalización el mundo de las mujeres? define entre los nuevos trastornos por alcanzar la obsesión de estos patrones estéticos la Vigorexia, la Tanorexia y el
Síndrome de la Barbie.
“La Tanorexia es la compulsión por mantener un tono de piel bronceado y la Vigorexia, por inflar los músculos. El Síndrome de la Barbie o “adicción a la cirugía plástica”, va en aumento por razones como la accesibilidad a este tipo de cirugías, el intrusismo de personal no calificado dentro de esta rama médica y la presión social por acomodarse a un canon estético preestablecido”, explica.
La sociedad americana prefijó un “modelo perfecto de chica” (rubia, delgada, ojos azules…), Barbie lo ha reforzado; no es que haya sido la pionera en difundir estas ideas, pero ha incidido en que este estereotipo eche raíces en la mente de las personas, especialmente de las mujeres.
Según el sitio web eleconomista.cubaweb.cu, Barbie es el juguete más vendido del mundo y genera dos mil millones de dólares anuales, salidos de la producción de los más disímiles artículos -ropa, souvenir, perfumes… infantiles.
13746971244_44f213eac9_zPor si fuera poco, “la rubia de prominentes senos y tallas perfectas es protagonista de animados, cuenta con sitios web, versiones de juegos en CD-ROM, DVD” y réplicas en la vida real, una prueba de cómo la globalización impacta en el mundo y cómo los fetiches generados por el mercado se convierten en símbolos de una cultura que intenta barrer con las identidades culturales.
Como dijera semiotica-pucp.blogspot.com: “Barbie no es sólo una muñeca y mucho menos sólo un juguete: es un ícono del siglo XX, instalado en el imaginario popular como un simulacro de existencia perfecta, en sus varias posibilidades, un simulacro que no admite imposibles y que se asocia a las aspiraciones de ser o llegar a ser. “
El ideal de belleza que las menores puedan querer imitar más adelante, sabemos, no radica solo en un juguete ni en los conceptos estéticos que manejan los medios, sino en lo que los padres sean capaces de transmitir a sus hijos, pero es innegable la influencia de estos atractivos artefactos, que más allá de la función lúdica o recreativa, construyen identidades con referencias y valores. Barbie es un típico ejemplo de cómo un objeto se hace transmisor de un ideal.
Muchos son los seguidores de la nueva tendencia inaugurada por Dakota Rose, cuyas apariencias les ha valido el salto a la fama, pero ¿cuánto les durará?

Anuncios

Acerca de Anaisis Hidalgo Rodríguez

Soy una persona sincera, amante de la literatura, la fotografía, el periodismo, las mariposas y las pequeñas cosas de la vida. Quizás no tenga todas las respuestas, pero puedo escucharte y buscarlas junto a ti.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s